"Cristo, nuestra pascua, ha sido inmolado" (I Corintios 5:7).

Somos Propiedad de Jesucristo
 

LOS ASESINOS DE LA ORACIÓN Y DE LA VIDA ESPIRITUAL

 
Nuestra Oración tiene muchas veces obstáculos para llegar a Dios y que sean aceptadas por él como ofrenda agradable, talvez sea tu caso, analiza tu vida leyendo estos pasajes de la Escritura decidiéndote a rechazar toda obra del enemigo y a caminar en “victoria” en el Nombre de Jesús, para poder resistir las obras del mal y luchar contra el enemigos y sus secuaces. Estos son los asesinos de la Oración:
 
  1. Pecados no confesados: “Si hubiere visto maldad en mi corazón, el Señor no me habría escuchado” (Salmo 66:18) “Yo Yahvé, yo escudriño los corazones y sondeo las entrañas; yo doy cuenta a cada cual según su conducta y según el fruto de sus obras” (Jeremías 17:10)
  2. La falta de Fe: “Y no pudo hacer allí ningún milagro. Tan sólo sanó a algunos enfermos imponiéndoles las manos. Jesús se admiraba de cómo se negaban a creer” (Marcos 6:5-6) “Al instante el Padre gritó: Creo ¡pero aumenta mi poca fe!” (Marcos 9:24) “Pero sin fe es imposible agradarle a Dios, pues nadie se acerca a Dios sin antes no cree que existe y que recompensa a los que lo buscan” (Hebreos 11:6)
  3. La desobediencia: “Samuel le contestó: ¿piensas acaso que a Yahvé le gustan más los holocaustos y los sacrificios que la obediencia a su palabra? La obediencia vale más que el sacrificio, y la fidelidad, más que la grasa de los carneros. La rebelión es un pecado tan grave como la brujería; la desobediencia es un crimen tan grave como la idolatría ¡ya que rechazaste la Palabra de Yahvé, Yahvé te echa de la realeza!” (1 Samuel 15:22-23)
  4. Falta de transparencia con Dios y con los demás: “Todos llevamos los reflejos de la gloria del Señor sobre nuestro rostro descubierto, cada día con mayor resplandor, y nos vamos transformando en imagen suya, por ser esta la obra del Santo Espíritu” (2 Corintios 3:18) “Toda escritura esta inspirada por Dios y es útil para enseñar, rebatir, corregir y guiar en el bien. Así el hombre de Dios se hace experto y queda preparado para todo trabajo bueno” (2 Timoteo 3:16-17)
  5. Falta de Perdón: “Y perdona nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores” (Mateo 6:12) “Porque si ustedes perdonan a los hombres sus ofensas, también el Padre Celestial les perdonará a ustedes. Pero si ustedes no perdonan a los demás, tampoco el Padre les perdonará a ustedes” (Mateo 6:14-15) “Entonces Pedro se acercó con esta pregunta: ¿cuántas veces tengo que perdonar las ofensas de mi hermano? ¿hasta siete veces? Jesús le contestó: No te digo siete, sino setenta veces siete” (Mateo 18:21) “Perdona a tu prójimo el daño que te ha hecho, así cuando tú lo pidas, te serán perdonados tus pecados” (Sirácides 28:2) “La envidia y la ira acortan la vida” (Sirácides 30:24)
  6. Pedir por algo que no conviene a nuestra alma: “O si piden algo, no lo consiguen porque piden mal; y no lo consiguen porque lo derrocharían para divertirse” (Santiago 4:3) “Pues sus proyectos no son los míos y mis caminos no son los mismos que ustedes, dice Yahvé” (Isaías 55:9)
  7. Ídolos en la vida: “No tendrás otros dioses fuera de mí” (Éxodo 20:3) “Hijo de hombre, esos hombres tienen a sus ídolos arraigados en su corazón. Están apegados a los que los hacen pecar” (Ezequiel 14:3) “Hijitos míos, guárdense de los ídolos” (1 Juan 5:21) “Por tanto hagan morir en ustedes lo que es “terrenal”, es decir, libertinaje, impureza, pasión desordenada, malos deseos y el amor al dinero,, que es una manera de servir a los ídolos. Tales cosas atraen los castigos de Dios” (Colosenses 3:5-6)
  8. La indiferencia hacia otros: “Porque tu amas a todos los seres” (Sabiduría 11:24) “Y tanta será la maldad que el amor se enfriará en muchos” (Mateo 24:12) “Lo mismo ocurre con la fe, si no produce obras, es que está muerta” (Santiago 2:17) además la indiferencia es pecado de omisión.
  9. Indiferencia hacia la soberanía de Dios: “Es que dejaste la fuente de la Sabiduría. Si hubieras seguido el camino de Dios, sería la paz tu morada para siempre” (Baruc 3:12-13)
  10. La voluntad rebelde: “Pero no se haga lo que yo quiero, si no lo que quieres tú” (Marcos 14:36) “Aunque el Hijo (Jesús) aprendió en su pasión, lo que es obedecer” (Hebreos 5:8) “Porque el Señor tiene los ojos puestos sobre los justos y los oídos atentos a sus peticiones; más el Señor se opone a los que hacen el mal” (1 Pedro 3:12)
 
Ahora que los conoces, deséchalos de tu vida, comparte la Palabra de Dios con otros hermanos en la fe y camina de la mano de Jesús, Dios es grande y poderoso, él te dará la gracia necesaria para poder caminar en “Santidad” y vencer la oscuridad. Sólo toma una decisión y acepta a Jesús en tu Corazón, corre y visítalo en el Santísimo Sacramento y rinde tu vida a él. Es el momento de encontrarte con Dios. Asiste a Misa las veces que puedas en la semana y confiésate ante un Sacerdote, verás que Dios hará grandes prodigios en tu vida, familia, trabajo, escuela, negocios, planes, proyectos, amistades, etc. Dios es fiel, él está a tu lado en este momento . Esta llamando a tu corazón. lee: Apocalipsis 3:20.
Comenta tu experiencia con otros e invítalos a formar parte de la familia de Dios. Vive de la mano de la Virgen María e imítala. Lee Lucas 1 y verás como fue la vida de ella. Aprende de ella y estarás más cerca de Dios. Gloria a Dios. Aleluya.

" No temas, porque yo estoy contigo. No tengas miedo, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré, y también te ayudaré. También te sustentaré con la diestra de mi justicia" (Isaías 41:10)
VEN ESPÍRITU SANTO, BAUTIZANOS CON TU PODER Y CON TU FUEGO. Aleluya
'Sino resucitó Cristo, vacía es nuestra predicación, vacía es también vuestra fe' (1 Corintios 15:14)
PEDIDOS DE ORACIÓN:
rccmonclova@hotmail.com
Todo sea para darle Gloria al Señor Jesucristo.

ESPÍRITU SANTO LLENANOS DE TÍ
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
'Porque os transmití... lo que a mis vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras: que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce... ' (1 Corintios 15:3-5).